Biscuter

Todo En Piel

Historia de la empresa

La historia de las empresas, va siempre ligada a la vida de las personas que las dirigen. Fué en 1982 cuando Joan Radresa abandonó su profesión de relojero para iniciarse en el mundo de la marroquinería.

Sus inicios en el Sector de la Piel, consistieron en el desarrollo (producción y distribución al Por Mayor) de la marca “PORSCHE DESIGN”, con gran éxito desde el primer momento.

El azar le llevó en 1.985 a conocer a D. Enrique Loewe Knappe, quien desde 1.934 había presidido la empresa familiar, convirtiendo aquel nombre – LOEWE - en la única marca española con proyección Internacional, y que en 1.983 con la expropiación de Rumasa, fué despojado de su participación en la empresa que con tanto acierto dirigió durante casi medio siglo.

Stacks Image 28

Joan Radresa y Enrique Loewe Knappe – Offenbach 1987

Iniciaron juntos una aventura empresarial, utilizando su nombre y los dos apellidos -Enrique Loewe Knappe - como Razón Social y como Marca, vendiendo sus productos tanto al Por Mayor como en sus propias tiendas, con una importante red de ventas en el extranjero, y sobretodo en Japón.

Cuando en 1.994, una controvertida Sentencia del Tribunal Supremo les prohibió seguir utilizando el nombre completo del Sr. Loewe como marca por entender que se perjudicaban los intereses de su antigua empresa (hoy totalmente en manos del grupo francés LVMH), acabó el sueño de una empresa que ya facturaba cerca de 1.000 millones de pesetas, de las que mas de la mitad se exportaban a una docena de países, y que ya disponía de cuatro tiendas propias en el Estado Español y un par de Franquícias en el extranjero.

D. Enrique Loewe Knappe, quien entonces tenía ya más de 80 años, se jubiló definitivamente, y fué entonces cuando Joan Radresa inició una nueva aventura con la constitución de la empresa BISCUTER, partiendo de la idea de que si en sus inicios en el mundo de la marroquinería utilizaba el nombre de un vehículo alemán , ahora lo haría con el del entrañable vehículo catalán.

Desde sus inicios, Biscuter se benefició de la Escuela heredada de la anterior aventura Empresarial, lo que representaba un enorme Capital Intangible, tanto por el “know how” como por la experiencia en el terreno comercial.

Hoy, diez y seis años después, Biscuter dispone de una oferta en producto comparable a la de cualquier gran marca del mercado, de un nivel altísimo, y con una excelente relación calidad/precio, fruto de una reducida estructura y de su filosofía empresarial: Biscuter, no es ni pretende ser una Marca, sinó un producto de calidad, confeccionado con los mejores materiales, con acabados propios de una gran marca y bien presentado, pero con nula inversión en márketing y/o publicidad.

Biscuter vende sus artículos exclusivamente en su tienda de la calle Santaló 83 de Barcelona.